La importancia de una buena higiene dental en tu perro

Desde temprana edad, hemos sido educados a mantener una buena higiene dental cimentada en la rutina diaria del cepillado, pero también de las visitas cada seis meses al dentista. Según nos preocupamos por nuestra salud oral, esta misma preocupación debemos tenerla en cuanto a la salud oral de nuestras mascotas.

La salud dental de los perros domésticos, a diferencia de los seres humanos, no ocurre de forma espontánea. Ante el detalle que nuestros perritos no pueden realizar dicha tarea solos, es importante que desde cachorritos, se establezca una rutina saludable y responsable para una salud bucal óptima.

Cada etapa de vida de nuestros amigos caninos, requiere de cuidados específicos para su boca. Desde los dos meses, cuando comienza a desarrollar alrededor de 28 dientes de leche, podemos comenzar con la educación a nuestro perro mediante el cepillado de dientes como parte de los “juegos” que les ofrecemos.

Hay una gran selección de cepillos dentales u objetos para la limpieza de sus dientes. Debemos asegurarnos de elegir un cepillo dental con el tamaño adecuado para el hocico de nuestra mascota y con celdas suaves. Si esto no resulta, podríamos utilizar nuestro dedo con un dedal de plástico o alguna tela para poder sustituir el cepillo.  De igual forma, la única pasta dental que debemos utilizar es la que es para perros. Si experimentamos utilizando nuestra pasta dental, podemos provocarle problemas digestivos por el exceso de flúor, sal y bicarbonato. La mayoría de las pastas dentales para perro son enzimáticas y tienen para ofrecer una mayor acción sobre la limpieza de los desechos de alimentos y la placa creada, además que, a diferencia de la pasta que usamos nosotros, la pasta de perro puede ser tragada y no necesita ser enjuagada.

Otra forma de mantener una buena limpieza dental en los perros es optando por la dieta seca. El frotamiento que crea cada pedazo de comida seca contra los dientes ayuda a prevenir la formación de sarro y placa.  Ciertamente esto no es un sustituto del cepillo, pero ayuda a la buena higiene dental.  Por otro parte, podemos ofrecerle a nuestra mascota una selección de productos específicos.  Por ejemplo, existen los aperitivos caninos en forma de hueso o juguetes fabricados para la limpieza de los dientes del perro y que a la vez masajean las encías mientras disfrutan del sabor de su “treat”.

Velar por la salud y por ende de su higiene dental de nuestras mascotas es una tarea que se reciproca en amor por parte de ellas ya que garantizamos que se mantengan en óptimas condiciones, regalándonos muchos años de juegos, lamidas y compañía mutua.