Dálmata

El Dálmata debe su nombre a la histórica región de Dalmacia, una región de la antigua Yugoslava que corresponde a la actual Croacia. Su origen no se encuentra muy claro, debido a que esta raza tiene un origen muy disputado. Su ocupación tradicional era trotar junto a los carruajes, ya que le daba un porte de elegancia y sirviendo así como perro guardián. Los ingleses tenían una gran afinidad con la raza y le daban apodos como: “English Coach Dog”, “Spotted Dick” y “Plum Pudding Dog”. En la década de 1800, cuando los caballos tiraban de los camiones de los bomberos fue cuando el Dálmata comenzó su larga asociación con los bomberos y desde entonces es conocido como “perro bombero”, si bien ahora es solo un pasajero más en un camión de bomberos. A partir del libro escrito por Dodie Smith en 1956, y titulado “101 Dálmatas”, su popularidad se incrementó.

El Dálmata es distinguido por sus hermosas manchas de color negro que adornan su piel, el abdomen manchado con manchas marrones. El color de fondo es blanco puro. Cuan mayor se la definición de las manchas, equitativa su distribución y tamaño, más valorado será el perro. Esta raza de perro es de gran resistencia y velocidad, musculoso, mide entre 19 y 24 pulgadas y un peso aproximado de 45 a 70 libras. Las manchas en la cabeza y en las piernas debe ser proporcional mas pequeña que en el resto del cuerpo. La cola no debe ser demasiada manchada, pero si con manchas mas pequeñas que las de la piel. Las orejas son blandas, cayendo hacia delante, las manchas en las orejas deben ser más notables.

Al ser originalmente criados para proteger caballos su instinto protector permanece, son excelentes perros guardianes. Suelen ser algo distante con los extraños. Crean un vínculo de lealtad y protección con sus dueños, se distingue por ser sociable, leal y mantener una relación muy estrecha con su dueño. Son perros muy activos y llenos de energía por lo que no es recomendable para aquellos que viven en apartamentos. Se adaptan mejor a vivir en espacios amplios y requieren de una rutina de ejercicios diaria. Les encanta realizar actividades y paseos ya que poseen gran resistencia física. De igual manera le gusta pasar tiempo con su dueño y estudia detenidamente a las personas. Es un gran compañero para corredores. No es recomendado para personas mayores o familias con niños, por la gran energía y fuerza que poseen al jugar.

El Dálmata suele mostrarse bastante aplicado y eficiente al entrenamiento de obediencia, son inteligentes, muy adiestrables y suelen aprender con facilidad. Están dispuestos a aprender cosas nuevas y hacer la mayoría de las cosas que se les enseñe. Se le debe enseñar a comportarse desde el principio, la socialización desde temprana edad es imprescindible para la educación y comportamiento de todo perro.

 

Para leer más sobre esta raza visita https://www.akc.org/dog-breeds/dalmatian/